5 razones para motivarte a emprender y enfrentar tus posibles temores

Ante el rápido y efectivo crecimiento de las nuevas tecnologías, la actitud y formación emprendedora es la única que nos permitirá lidiar serenamente con los cambios que se avecinan.

0
959
Buenasnoticias.cl

Emprender se puede definir en tres conceptos claves: percibir, crear y actuar. Estos hacen mención a un proceso que implica percibir una necesidad, crear un producto o servicio para aquella necesidad y por último, implementarlo, esperando resultados óptimos. Muchas veces esto no es fácil de hacer, ya que existen varios impedimentos a la hora de emprender, los que se traducen en un miedo a lo nuevo.

Cristián Montero, ingeniero de la Universidad de Chile, MBA de la Universidad de Chicago, socio de la consultora Pragmaxion y socio del emprendimiento digital de telemedicina Medfull.com, entrega cinco razones que te moverán a emprender y a enfrentar tus posibles temores.

1) Las empresas ya no pueden ofrecer seguridad

“Con todos los cambios que está sufriendo el mercado, las empresas que hoy lideran industrias, podrían no existir o ser completamente irrelevantes en cinco años más”, afirma Montero. El crecimiento tecnológico y las facilidades que éste entrega para llevar un negocio hacen que no se pueda anticipar nada sobre el futuro que le espera tanto a la empresa como a sus trabajadores, por lo que emprender en un proyecto propio ya no vendría a ser un riesgo inminente.

2) Todos somos potencialmente emprendedores

La habilidad de emprender existe hace decenas de miles de años, si consideramos que los seres humanos al ser cazadores-recolectores, replicaban las prácticas de un emprendedor. “Aunque ahora nos sentemos en oficinas, llevamos grabada en nuestra memoria genética la capacidad de lidiar cada día con las incertidumbres de la supervivencia, siendo éste nuestro mayor activo”, asegura el socio de Pragmaxion.

3) Vivimos una época que nos saca de la estabilidad de nuestros roles

El experto comenta que la época en la que vivimos combina dos cosas muy importantes: condiciones de seguridad superiores a cualquier otro período y los altos niveles de incertidumbre sobre el futuro pocas veces visto. La era digital está transformando las industrias, y la rapidez con que lo hace, demuestra que todo cambiará en los próximos diez o veinte años.

4) Las empresas seguirán siendo el pilar de nuestras economías, pero requerirán emprendedores

Aunque el mundo va cambiando aceleradamente, las empresas seguirán siendo el vehículo para desarrollar y proveer servicios y productos que las personas necesitan y valoran. Pero la diferencia radica en que tendrán que ser mucho más flexibles y ágiles, es decir, organizaciones líquidas en su comportamiento. “Se requerirán cada día más personas inquietas y curiosas, movidas por la pasión y no por el miedo, que experimenten y aprendan. Esto requiere mayores cuotas de libertad y confianza al interior de las empresas. Se potenciarán las redes de compromiso que vinculan a las personas en torno a propósitos. Los horarios rígidos y las barreras organizacionales son enemigos de esta forma de operar”, afirma.

5) Para ser emprendedores no es necesario ser empresarios

No todos quieren ni pueden ser empresarios. Hacer empresa implica lidiar con riesgos comerciales y financieros, con regulaciones y obligaciones tributarias, con aspectos legales y laborales, entre otras. “Emprender es una actitud de vida que no requiere crear una empresa, aunque muchas veces termine en el inicio de un proyecto empresarial”, desarrolla Montero.

Por parte de las empresas, se requiere crear un nuevo contrato social, es decir, comenzar a potenciar a sus trabajadores, ayudándolos a poner en movimiento su actitud emprendedora latente. “Es importante conectar a cada uno con las pasiones que los mueven en sus vidas. No todos quieren ser empresarios, pero todos sueñan con ser emprendedores en sus vidas y las empresas pueden ser ecosistemas dinámicos donde esto ocurra”, concluye el experto.

Comentarios