Buenasnoticias.cl

Andrea Paula Lima (40) se interesó por el estudio de la enfermedad de Alzheimer porque es un acertijo sin resolver. Especializada en el análisis de los mecanismos moleculares de esta patología, ha hecho significativas contribuciones, convirtiéndose en un referente para la comunidad científica internacional. Por esta razón, fue reconocida por la Academia Chilena de Cienciascon el Premio de Excelencia a Investigadora Joven Adelina Gutiérrez 2017.

“Para mi carrera académica y laboral es un tremendo reconocimiento entregado por la más connotada asociación de científicos del país. Sin duda, me alegra sentir que mi familia y amigos están orgullosos de mí, lo que ha inyectado muy buenas vibras a mis relaciones interpersonales y me anima a seguir en este camino en la ciencia de forma energética”, comenta la docente de la Universidad de Chileeinvestigadora del Instituto Milenio de Neurociencias Biomédicas (BNI).

La brasileña -que reside en Chile hace una década, cuando llegó para hacer su postdoctorado con la Premio Nacional de Ciencias Naturales 2006, doctora Cecilia Hidalgo- actualmente intenta comprobar los beneficios de un antioxidante natural en personas con deterioro cognitivo leve, mientras explora hipótesis alternativas para explicar la patogénesis de la enfermedad (su origen y evolución), con el fin de idear nuevos tratamientos para pacientes en fases tempranas de este mal.

¿Qué puede hacer un ciudadano común para prevenir el Alzheimer? 

Aumentar la reserva cognitiva (años de escolaridad, sumisión constante del cerebro a la resolución de problemas y ejercicios cerebrales), recordando que el cerebro es plástico, responde al uso y se atrofia ante el desuso, al igual que los músculos. Practicar ejercicio, principalmente el baile coordinado en pareja; y tener hábitos sanos de alimentación, con una dieta balanceada y rica en antioxidantes, evitando así la acumulación de los daños oxidativos, particularmente perjudiciales para la materia gris.

A lo largo de su carrera, la científica ha obtenido tres Fondecyt, que han sido fundamentales para desarrollar su trabajo. “Desde que llegué a Chile, han sido mi principal fuente de financiamiento. Estoy muy agradecida de la ayuda que me han dado”, dice.

Interés por la ciencia desde niña   

La doctora Paula Lima recuerda que sus primeros acercamientos a la ciencia los tuvo siendo niña. “Alquimia” era su juego favorito y ahí mezclaba sustancias, las veía cambiar de color y como aumentaban de temperatura al reaccionar. También rememora que a los 14 años asistió a una charla realizada por un profesor de química, quien les contó cómo era su vida como científico, lo que le fascinó y motivó a ingresar a la universidad a la carrera de Farmacia.

La científica postuló al premio -que recibirá el próximo 20 de junio- porqueconfiaba que tenía los méritos suficientes para imponerse a las otras 23 candidatas, sin embargo, reconoce que fue una apuesta, sobre todo por ser inmigrante. “Fue una grata sorpresa. Es un halago y un acto de grandiosidad de los jurados concedérmelo porque existen muchas controversias sobre la inmigración en el país y creo que el mensaje que da la Academia con esto es que Chile es capaz de reconocerte, independientemente de tu procedencia, si así lo mereces, dando un tremendo espaldarazo a la diversidad. Por lo mismo, me impone desafíos a los que debo corresponder”, asegura.

¿A qué obstáculos te has enfrentado en tu carrera al ser mujer? 

Para las mujeres la ciencia no es un camino fácil, pero está cambiando. En la academia también los cargos importantes son mayoritariamente ocupados por hombres y las mujeres aprendemos estrategias para lidiar con el machismo latente, que debería ser erradicado. Por esto, el movimiento feminista es absolutamente necesario y requiere del apoyo de los varones que están dispuestos a modificar las condiciones de inequidad existentes.

¿Qué les dirías a las niñas que están interesadas en ciencia para que se atrevan a estudiar alguna de sus disciplinas? 

Que la ciencia es una carrera apasionante pero que requiere de una enorme dedicación. Sin embargo, no significa abdicar de tu vida personal y familiar. También les diría que la academia científica es tan nuestra como de cualquiera y las mujeres debemos ocupar todos los puestos en la sociedad, que tanto necesita de nuestro liderazgo. Que se inspiren en mujeres fantásticas como Cecilia Hidalgo, quien en 2006 fue la primera en recibir en Chile el Premio Nacional de Ciencias Naturales, y además tuvo cuatro hijos.

Comentarios