Chile fija metas para un mundo con degradación neutral de la tierra

El país, gracias al Ministerio de Agricultura y CONAF, alcanza primeros logros para el cumplimiento de la Agenda 2030 y el Objetivo de Desarrollo Sostenible.

0
116
Buenasnoticias.cl

En el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación, conmemorado el 17 de junio y entendiendo ésta como la degradación de las tierras secas, Chile exhibe el logro de la intervención de más de cuatro  millones de hectáreas gracias a los instrumentos de fomento del Ministerio de Agricultura incluidos en el programa de acción nacional con una inversión promedio anual de USD$ 120 millones en fomento a la forestación, la recuperación y manejo del bosque nativo, la recuperación de suelos degradados y el fomento al riego campesino como principal herramienta para mitigar los efectos de la sequía.

En esta misma línea, destacando que la Corporación Nacional Forestal (CONAF) es la entidad coordinadora nacional de Chile ante la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la Desertificación, el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, resaltó que solo en el último año, gracias a la labor que se viene realizando con entidades internacionales, se lograron 8.000 nuevas hectáreas de manejo sustentable de bosques con pequeños y medianos propietarios, que aportan a la meta mundial 2030 de una superficie cada año mayor de tierras proveedoras de servicios ambientales para el bienestar humano.

Esta meta es de gran importancia para Chile, por ser uno de los países más afectados a nivel mundial por desertificación, degradación de las tierras y la sequía (DDTS).

Al año 2016, según estudios desarrollado por CONAF, la desertificación en Chile abarcaba una superficie de 16,4 millones de hectáreas (21,7% de la superficie nacional) y afectaba a una población de 6,8 millones de personas. Mientras que la degradación a una superficie de 59,9 millones de hectáreas (79% del territorio nacional continental) y a 12 millones de personas. En tanto que la sequía incidía en una superficie de 54,8 millones de hectáreas (72,4% de la superficie nacional) y sobre un total de 16,2 millones de personas.

Ante esta realidad, el ministro señaló que junto al trabajo impulsado por su cartera y CONAF en el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV), junto a organismos internacionales como ONU Medio Ambiente (PNUMA), PNUD, FAO, la Agencia Suiza de Cooperación COSUDE, el Programa ONU-REDD y el Banco Mundial, se está trabajando también en iniciativas legislativas para contribuir a la meta global de un mundo con neutralidad en la degradación de las tierras y la Agenda 2030. Entre estas propuestas legislativas figuran la Ley de Restauración para abordar la recuperación de medio millón de hectáreas de bosque perdidas en el año 2017 a causa de los incendios forestales de sexta generación que afectaron al país; Ley sobre Incendios Forestales; Ley de Arborización Urbana; modificaciones a la Ley N°20.283 sobre Recuperación de Bosque Nativo y Fomento Forestal,  y el Servicio Nacional Forestal que transformará la actual condición legal de CONAF como órgano de administración del Estado financiado por Ley Orgánica Constitucional, a un servicio público pleno, entre otras.

Comentarios