Especies nativas dan vida al plan piloto de reforestación de la región de La Araucanía

El trabajo que benefició a la Reserva Nacional Malleco y al Parque Nacional Tolhuaca, logró establecer la existencia de 14 mil especies nativas en la zona.

0
176

Con la revegetación de 14.000 individuos de especies nativas en una superficie de 50 hectáreas en la Región de La Araucanía, culminó la primera acción de restauración que realizó la Corporación Nacional Forestal (CONAF) junto al Programa Naciones Unidas REDD+ (ONU-REDD) en el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales.

El trabajo se efectuó en la Reserva Nacional Malleco y el Parque Nacional Tolhuaca, que forman parte del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del país que administra CONAF  y que durante el año 2015 sufrieron la afectación de aproximadamente 6.040 hectáreas producto de un incendio forestal, sobre la base de un módulo piloto de restauración ecológica en áreas prioritarias y vulnerables ante el cambio climático, realizando una intervención con araucarias, coihues y lengas.

En la oportunidad, el director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, destacó que este módulo demostrativo desarrollado en La Araucanía permitirá recuperar parte de los daños que dejaron los incendios del año 2015, resaltando la importancia del trabajo, considerando que  la cuenca del volcán Tolhuaca brinda de agua a las comunidades de la región de La Araucanía y presta importantes servicios ecosistémicos culturales y de turismo para la ciudad de Curacautín.

Así también lo resaltó el director regional de CONAF La Araucanía, Julio Figueroa, quien señaló que este programa es “un hito para la región, porque se logró establecer 14 mil especies nativas en una superficie de 50 hectáreas, dentro de estas áreas protegidas, lo que ahora nos permite seguir trabajando en recuperar y restaurar las zonas afectadas por los incendios, tanto en estas unidades como en otras áreas de la región”.

En Chile los incendios forestales se han convertido en una de las amenazas más importantes para la biodiversidad, afectando vastos territorios de bosque, matorral y praderas, así como todo lo que habita en ellos. 

Los sitios afectados por incendio se han visto degradados al punto que han afectado la producción de servicios ecosistémicos como la cantidad y calidad del agua, producción de materias primas e incluso la regulación de catástrofes naturales como derrumbes y aluviones, afectando al desarrollo social, la integridad cultural y los medios de vida de la población aledaña a estos ecosistemas afectados.

En respuesta a la degradación del patrimonio vegetacional, CONAF ha generado variadas estrategias de restauración ecológica, las cuales buscan la restitución del ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido, a un estado similar al bosque inicial, recuperando de paso los beneficios que estos sectores entregaban al ser humano. 

Estas actividades han permitido optimizar la estrategia de restauración, valorizar y calcular los rendimientos de ejecución, lo que ha permitido desarrollar nuevos proyectos y acciones de restauración en otras áreas afectadas por incendio en la región, como es el caso de la Reserva Nacional China Muerta.

Comentarios