Buenasnoticias.cl

Francia se fue al descanso con un resultado de 2-1 a su favor. Sin embargo, el estratega galo sabía que la diferencia era mínima y que el equipo croata podía revertir la situación en cualquier momento.

Al llegar al camarín, se dirigió de manera paternal a sus dirigidos dándole algunas instrucciones “están retrocediendo”, “no nos harán daño” y “los estamos controlando” fueron algunas de las frases que eligió Deschamps para azuzar a sus pupilos.

En el segundo tiempo, los franceses hicieron eco de las palabras del DT y marcaron dos goles más, quedándose así con la máxima corona del fútbol mundial.

 

Comentarios