Buenasnoticias.cl

Hoy escuchamos mucho que la denominada guerra comercial entre China y Estados Unidos afecta el crecimiento de Chile; que hay que reactivar la economía; que las tasas bajaron y que hay que aprovechar para comprar una propiedad o renegociar los actuales dividendos hipotecarios.

Por otra parte, recientemente el Banco Central informó que el nivel actual de endeudamiento de los chilenos es del 74,5 %, y que 4,6 millones de personas poseen deudas morosas. Pero, ¿qué significa todo esto para las personas comunes? ¿Sabrán cómo les afectan estos conceptos en su vida diaria? 

Consciente de este desconocimiento, la Red de Educación Cognita, que reúne a niños y jóvenes en 13 colegios en Chile, decidió hace siete años incorporar en los proyectos educativos de sus colegios un Programa de Educación Financiera, que brinda conocimientos sobre economía y administración del dinero y que tiene como objetivo inculcar hábitos responsables en su uso. “La idea es que los niños y jóvenes entiendan y se eduquen en la responsabilidad económica mediante el abordaje de temáticas relacionadas con el ámbito financiero y bancario, funcionamiento de los créditos, el endeudamiento y el impacto que éste tiene en la vida de las personas” explica, Marcos Barros, director educacional de la Red Cognita, agregando que hasta el momento el programa ya ha formado a más de 5 mil alumnos de educación básica y media.

A través de la utilización de las nuevas tecnologías, algo que a los alumnos los motiva mucho, el programa permite que los niños y jóvenes formen hábitos financieros responsables, que comprendan cómo funciona el dinero, y aprender estrategias para poder administrarlo. Además, pueden internalizar conceptos como ahorro y gasto y adquirir, de esta forma, otros conocimientos económicos que pueden parecer desconocidos para su edad, como la tasa de interés, inversión, créditos, etc., ampliando así su horizonte para lograr sus objetivos personales. Para Barros, estos conocimientos les permitirán en el futuro ser adultos que entiendan y se manejen de forma adecuada en la economía de mercado que existe en el mundo de hoy.

“Impartir educación financiera, desde temprana edad, es un tremendo recurso de aprendizaje, sobre todo si es constante. Dado que es un concepto que abarca diferentes aspectos de la vida, prepara a los más pequeños para tomar mejores decisiones en el futuro. Además, al ser una habilidad básica para participar en la sociedad, quienes no conocen ni entienden el funcionamiento de los diferentes productos y servicios financieros son vulnerables a incurrir en gastos excesivos e innecesarios; por el contrario, aquellas personas educadas financieramente, encontrarán un aliado para concretar sus sueños, por ejemplo, teniendo la posibilidad de adquirir su casa propia, concretar la creación de su empresa, capacitarse o, simplemente, poder realizar transacciones diarias, de una manera más eficiente y segura”, explica Barros .

PROCESO EN ETAPAS

Según el docente, el  Programa de Educación Financiera de la Red Cognita consta de tres tramos: el primero -dirigido a niños de quinto básico-, incluye temas como futuro financiero, la importancia del ahorro, tasas de interés, créditos, inversiones, presupuesto y previsión; el segundo – impartido a alumnos de octavo básico-, contempla transacciones económicas, responsabilidad de pago, ahorro, sobreendeudamiento, consumo responsable, préstamos e inversiones; y el tercero -dictado a jóvenes de primero medio-,  incluye el concepto del dinero, el valor del ahorro y sus herramientas en el sistema de pensiones, especialmente para los jóvenes. 

De acuerdo a Barros, el método de aprendizaje también es clave en un programa de este tipo. En el caso de los colegios Cognita se usan aplicaciones virtuales interactivas que motivan al alumno a avanzar. “En quinto básico, por ejemplo, los niños usan el ‘Agent Piggy’, un programa computacional de ahorro ficticio, donde los niños aprenden a manejar el dinero y a ahorrar, además de estrategias a corto y mediano plazo en términos económicos”, explica, agregando que los alumnos aprenden además “qué es una deuda y cómo se generan los intereses”.

En primero medio, en tanto, los alumnos trabajan con otro programa, llamado “Buena vejez: todo dependerá de tus ahorros”. Según Barros, ese sistema está orientado a la cultura previsional. “Con esto se pretende crear conciencia de la necesidad de iniciar el proceso de ahorro previsional a temprana edad, para que construyan un capital pensando en el retiro laboral”.

“Es importante que el ejemplo de la Red se extienda a otros establecimientos en el país para formar ciudadanos responsables en el gasto y el endeudamiento. Actualmente estamos pasando por un período de desaceleración económica en que se recomienda restringir el gasto, por lo que conceptos como los incluidos en este programa adquieren especial relevancia. También recomiendo a los padres conversar estos temas con sus hijos y familiarizarlos con los términos habituales de la economía familiar, y desarrollar planes de ahorro en el hogar”, concluye Barros.

Comentarios