Buenasnoticias.cl

Un sofisticado biodigestor que convierte la basura de la feria libre de Lota en biocombustible, se llevó el primer lugar del concurso TRANSFORMA que se extendió durante los últimos seis meses y que convocaba a escuelas de todo el país para presentar proyectos de cambio social ante un amplio espectro de problemáticas. 44 proyectos provenientes de recónditos lugares de Chile se presentaron para llevarse el premio que entregaba recursos materiales y asesoría técnica para su implementación.

En total, los finalistas fueron 11 proyectos que proponían dejar registro de la llegada de migrantes al país, el rescate del patrimonio gastronómico en el sur de Chile, muralismo anclado en la cosmovisión aymara o socializar bancos de semillas en zonas agrícolas, entre otras.

Finalmente, el Liceo Baldomero Lillo de Lota fue uno de los dos ganadores del concurso organizado por la Universidad Academia de Humanismo Cristiano al proponer una solución para dotar de una cocina sustentable a un comedor social de la comuna, haciéndose cargo de la realidad de cientos de personas en situación de calle que son resultado de la crisis del carbón de los años 90 en la zona y que, a la vez, plantea un destino sustentable para las toneladas de basura que genera la Feria Libre de Lota.

Los alumnos de segundo medio, Catalina Carrillo, Priscilla Sáez y Dylan Valencia, presentaron en impecables aspectos técnicos e históricos el fundamento de su proyecto, lo que fue destacado por el jurado junto a la compleja lectura que la propuesta hizo de su entorno.

El mismo premio se llevaron las alumnas del Liceo Abate Molina de Talca, Dominica Contador, María José Pérez, Antonia Rosales e Isadora González con su proyecto que busca dejar memoria de los testimonios de estudiantes de enseñanza media que estudiaron en el liceo durante la dictadura El liceo Eugenio Pereira Salas, de la comuna de Pedro Aguirre Cerda, planteó la necesidad de crear un documental sobre la reconfiguración del barrio Lo Valledor con la llegada de sus nuevos vecinos migrantes.

El Premio Nacional de Educación 2017, Abraham Magendzo, presidente del jurado, dijo sentirse sorprendido y aliviado de que muchos proyectos consideren el rescate de una memoria de la comunidad como sinónimo de poner la educación al servicio de los problemas centrales del país”.

Comentarios