Buenasnoticias.cl

Este año, Start-Up Chile, la primera aceleradora pública del mundo, dependiente de Corfo y creada en el primer Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, cumple 10 años con cifras que la convierten en una política sumamente rentable para el Estado. Con 1.960 emprendimientos apoyados, ha generado 14.957 empleos en todo el mundo –de los cuales 7.241 son en Chile-, ventas acumuladas por US$ 1,2 mil millones a nivel local y en el extranjero, y ha logrado levantar un capital público y privado que equivale a 17,3 veces lo invertido por Corfo.

Considerada una de las 10 mejores aceleradoras a nivel mundial y la compañía más innovadora en Latinoamérica, ha sido replicada en más de 50 países. Start-Up Chile tiene como objetivo generar un impacto socioeconómico a través de la aceleración de emprendimientos tecnológicos innovadores que permitan sofisticar y diversificar la matriz económica de nuestro país.

Start-Up Chile, en la última década, ha apoyado emprendimientos provenientes de 85 países, en su mayoría de Chile (27,4%), seguidas por EE.UU (14,8%), Argentina (8,8%) e India (5,7%). Con una tasa de supervivencia de startups que alcanza un 46,8% -donde en Chile llega al 53,3% y en el extranjero 44,2%, y las cifras son más altas cuando hay al menos una mujer en el equipo-, la aceleradora hoy se propone nuevos desafíos al 2030, como fortalecer el acceso al financiamiento, a nuevos mercados, y la atracción de capital humano calificado, lo que permitirá consolidar el modelo y lograr un mayor número de casos de éxito.

“Si bien hemos avanzado mucho, existen desafíos para consolidar el modelo en los ámbitos del financiamiento y de acceso a mercado. Tenemos pendiente que estas empresas que nacen, puedan también escalar y consolidar sus negocios, y convertirse en casos de éxito a nivel global. Queremos lograr su mayor potencial de crecimiento, consolidar sus modelos de negocios y explotar el talento de sus fundadores, de manera que este crecimiento dinámico lo logren en el menor tiempo posible”, señala María de los Ángeles Romo, Gerente de Start-Up Chile.

“Start-Up Chile, en sus diez años de funcionamiento, ha demostrado ser una política pública exitosa que ha generado grandes retornos para el país, pero sobre todo, ha logrado impulsar un cambio de mentalidad en los chilenos y les ha permitido creer en sus capacidades, atreverse a innovar, a crear, y a competir en mercados que antes podían parecer inaccesibles. Esta aceleradora nos ha permitido como chilenos soñar en grande, y por eso creemos que es relevante seguir potenciándola para que muchos más compatriotas puedan acceder a más oportunidades, confiar en sus talentos, y darle valor agregado a nuestra economía”, agregó Pablo Terrazas, Vicepresidente Ejecutivo de Corfo.

De los 1.960 emprendimientos con soluciones de alto impacto y de base tecnológica que han participado en Start-Up Chile, 27,4% son chilenos y 72,6% extranjeros. Uno de los objetivos es alcanzar la retención en Chile de empresas internacionales, siendo estos liderados por Argentina (12%), luego por Estados Unidos y Brasil, posicionando así al país como un referente de la innovación y emprendimiento a nivel mundial. 

De las startups que se encuentran activas, el 73,7% mantiene operaciones en territorio nacional, y de esa cifra 43,3% son locales y 56,7% extranjeras. Lo anterior, se traduce en aportes concretos a la economía local, a través de la generación de ventas y empleo.

La aceleradora, a la que se puede acceder a través de su página web www.startupchile.org, opera por medio de los concursos Seed y The S Factory, ofreciendo entrenamiento, mentores, inversionistas, recursos libre de participación, visas de trabajo, soft landing, y una amplia comunidad y redes de contacto.

Comentarios